Los antiguos observaban el cielo y contemplaban el Sol, la Luna y las distantes estrellas, con sus posiciones relativas fijas, aparentemente girando en perfecta armonía alrededor del mundo. Sin embargo cinco cuerpos celestes mostraban un comportamiento diferente y caótico. Los griegos los llamaron errantes, de donde deriva el actual término planeta, y les dieron los nombres de sus dioses principales: Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno. Sus movimientos no fueron totalmente comprendidos hasta que se asumió que todos ellos, incluyendo la Tierra, giraban en torno al Sol en órbitas elípticas. Urano y Neptuno, más lejanos y tenues, fueron descubiertos a través del telescopio, así como Plutón y otros astros hallados en los límites del sistema solar.

Muchos de nosotros recordamos haber estudiado en la escuela que nuestro sistema planetario constaba de nueve planetas, sin embargo basta consultar hoy cualquier libro de texto para comprobar que actualmente sólo se mencionan ocho ¿Qué pasó con Plutón?¿Acaso no es un planeta?

Plutón y sus lunas (foto Hubble)
Plutón y sus lunas (foto Hubble)

A principios de este siglo aún no existía una definición formal de planeta. De forma generalizada se admitía que eran mundos, con sus respectivos satélites, girando alrededor del Sol y Plutón el más distante de ellos. Sin embargo el tema comenzó a complicarse. Por un lado estaba el caso de Ceres, el mayor cuerpo del cinturón de asteroides del tamaño de una pequeña luna no considerado como planeta; por otra parte se descubrieron varios objetos similares a Plutón y cercanos a su órbita, como Sedna, Makemake, Haumea y Eris, este último incluso mayor que Plutón. ¿Deberían considerarse todos también planetas?

En el verano del 2006 la Unión Astronómica Internacional, tras una célebre votación entre sus miembros, estableció que un objeto celeste para ser considerado planeta debía cumplir tres condiciones: primero girar en torno al Sol, segundo poseer suficiente masa como para exhibir una forma aproximadamente esférica y tercero haber despejado las inmediaciones de su órbita. Este último requisito es el que excluye a Plutón y a los otros objetos mencionados, ahora denominados planetas enanos (por cumplir las dos primeras condiciones pero no la tercera).

Algunos astrónomos no estuvieron del todo de acuerdo, especialmente Mike Brown descubridor de varios objetos transneptunianos, incluido Eris al que consideraba el décimo planeta. Argumentaban que otras disciplinas, como la geología, no precisan de estrictas definiciones. ¿Qué diferencia una montaña de una colina?¿porqué Australia es un continente y Groenlandia una isla?

Realmente parece lógico establecer una categoría diferente para los planetas principales de nuestro sistema estelar. Actualmente se han añadido a la familia de planetas enanos Orcus, Quaoar, Varuna e Ixión; y existen algunos objetos más esperando confirmación y nombre definitivo.

thetransneptunians_size_albedo_color-svg

Más allá del sistema solar, como es fácil imaginar, existen otros planetas girando en torno a sus respectivas estrellas, aunque hasta 1995 no se pudo constatar la existencia del primero de ellos debido a la dificultad técnica que entraña su detección. Se denominan exoplanetas o planetas extrasolares y a día de hoy, sobre todo gracias al telescopio espacial Kepler, se han localizado más de 2.000.

Aunque son muy difíciles de detectar, los astrónomos creen que existen un buen número de planetas huérfanos que vagan libremente por el espacio sin orbitar ninguna estrella. Algunos son enanas marrones, cuerpos formados de forma análoga a las estrellas, pero que no lograron concentrar suficiente masa para brillar; sin embargo muchos otros serían planetas que por alguna causa fueron expulsados de su sistema planetario durante las violentas fases iniciales de formación. Conocidos como planetas errantes, son auténticos mundos vagabundos.

Referencias

Joanne Baker: 50 cosas que hay que saber sobre el Universo (capítulo 1)
Mike Brown: How i killed Pluto and why it had it coming
Rafael Bachiller: 1995. El ‘boom’ de los planetas extrasolares
Revista Redes: Planetas errantes (número 18)

La imagen superior muestra una composición no a escala del Sol y sus ocho planetas; la última imagen es una representación a escala de los planetas enanos.

Anuncios